Uncategorized

El euríbor se adentra en terreno desconocido

El presidente del Banco central Europeo, Mario Draghi, en una imagen de archivo. / EFE / ARMANDO BABANI (efe)

Cuando la economía se debilita, los  bancos centrales  suelen abaratar el precio del dinero para incentivar el crédito y con ello la actividad. Sin embargo, las  últimas decisiones  del  BCE  han tenido un efecto inesperado. Pese a que la autoridad monetaria  bajó los tipos de interés  el jueves de la semana pasada, el  euribor a 12 meses  -la principal referencia de las  hipotecas  a tipo variable en España- comenzó ese día a subir. El alza es llamativa, pero tan ligera que no perjudica de momento a quienes hayan comprado o tengan pensado adquirir una casa a crédito. Con todo, hay  discrepancias  sobre cómo puede evolucionar en el  futuro : en el sector financiero no hay unanimidad sobre si es un efecto  puntual  o el inicio de un  cambio de tendencia .

Lo que hizo el banco central hace unos días fue rebajar aún más la llamada  facilidad de depósito , es decir, el tipo que impone al dinero que guarda a los bancos. Desde el 2014 está en negativo, con lo que la institución devuelve a las entidades menos fondos de los que recibe para incentivar que, en lugar de guardarlos, los destinen a dar préstamos. Primero fue el -0,1%, luego el -0,2%, desde el 2016 el -0,4%, y desde esta semana el  -0,5% . El euribor, que  mide teóricamente  el precio al que los bancos se prestan el dinero entre sí, utiliza como referencia la facilidad de depósito, con lo que debería haber bajado durante los últimos días, lo contrario de lo que ha sucedido. Desde que el BCE anunció la medida,  ha subido del -0,373% al -0,298% . 

Dos visiones contrapuestas En el sector financiero hay un  debate abierto  sobre las razones que explican este anómalo comportamiento.  José Antonio Álvarez , consejero delegado del  Santander , lo achacó hace unos días a una cuestión puramente  “técnica” : el mercado esperaba un recorte mayor de la facilidad de depósito y ya la había reflejado en el euribor, con lo que este ha subido para ajustarse a la rebaja menos pronunciada de lo augurado que finalmente aprobó el BCE. Otras fuentes apuntan que el recorte previsto por el sector era de  0,2 puntos, hasta el -0,6% , y destacan que el eonia (el euribor a un día) bajó abruptamente el pasado miércoles del -0,367% al -0,457%, coincidiendo con la entrada en vigor del nuevo tipo oficial de referencia del -0,5%, una bajada que a su juicio  se irá trasladando  al resto de plazos del índice.

Pero también existe otra interpretación. Hasta el pasado marzo, el banco central defendió que su política de  tipos negativos no perjudicaba a la banca , con el argumento de que la mejora de la economía que provoca hace que baje la morosidad y aumente el crédito. Sin embargo, en los últimos meses ha admitido que podría tener  efectos negativos indeseados : si la rentabilidad de las entidades baja, estas tienen más dificultades para conseguir capital y sin este no pueden dar préstamos. Por ello, junto a la nueva bajada de la facilidad de depósito, el BCE aprobó hace unos días que  parte del dinero  que guarda a los bancos  no esté penalizado  (según la agencia de calificación Scope, unos  800.000 millones  de los 1,7 billones totales). “Ello implica que el tipo medio real quede en el -0,28%, no en el -0,5%, con lo que pensamos que el  euribor debería moverse hacia el -0,25% “, explica un alto ejecutivo bancario.

Estrategia defensiva Sin embargo, es difícil que así suceda. El  economista jefe del BCE , Philip Lane, advirtió el pasado lunes de que, si es necesario, el banco central  endurecerá las condiciones  del tramo no penalizado para asegurarse de que la caída del eonia se transmita a todos los plazos del euribor. Además, el  servicio de estudios de Bankia  estima que una ” bajada adicional  (de la facilidad de depósito), al menos, sería muy probable si en el 2020 la economía no remonta”. El panorama, así, parece bueno para los hipotecados y malo para los bancos, porque el mercado prevé un mínimo de dos años y medio de tipos bajos. 

Con las  hipotecas ya concedidas  poco pueden hacer, pero los bancos están respondiendo a ello tratando de vacunarse contra las oscilaciones del euríbor en los nuevos créditos. La  reciente ley hipotecaria , que entró en vigor el pasado 16 de junio, ya les garantiza que, por mucho que el euríbor o cualquier otro índice de referencia baje, el hipotecado nunca terminará viendo como su banco le devuelve dinero porque el interés de esos productos  nunca podrá ser inferior al 0% .

Por si la ley fuera insuficiente, las entidades han apostado por cargar en los diferenciales de las hipotecas el riesgo que para ellas entraña vender productos a tipo variable. “En el mercado los  diferenciales se mueven entre el 0,6% y el 2% , por lo que es difícil que se produzcan tipos negativos”, apunta  José Manuel Pedregal , responsable de hipotecas del Banc Sabadell. La estrategia comercial tiende a evitar el riesgo, por lo que el sector prefiere concentrarse en la venta de  hipotecas a tipo fijo  (con tipos más altos y nulas posibilidades de llegar a ser negativos), de manera que el 44% de los nuevos créditos tienen ya ese formato, e incluso algún banco, como el mismo Sabadell, concentra hasta el 75% de su nueva producción en ese segmento.

Más noticias de Economía

Coladas que dan para más Walmart dejará de vender cigarrillos electrónicos Cuba denuncia más de 4.000 millones anuales en pérdidas por el bloqueo de EE.UU Temas: Hipotecas Banco Central Europeo Bancos