Deportes

Reyes españoles refuerzan lazos en una histórica visita a La Habana

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero

Otro de los objetivos del viaje de los monarcas sería respaldar a empresas españolas con inversiones en Cuba, en medio del recrudecimiento del bloqueo económico y comercial que impone EE. UU. hace casi 60 años, registró Cuba Debate.

Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, aseguró en Twitter que la visita “es reflejo de los fuertes lazos” que unen a las naciones “en todas las esferas” y que en lo económico, España es uno de sus “principales socios, tanto en comercio como en inversiones y cooperación”

Madrid – Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, iniciaron ayer su visita oficial a Cuba. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, recibió a la pareja real, que oficializa la primera visita de Estado de un monarca español a la nación caribeña, una de las últimas colonias latinoamericanas que perdió en 1898.

La histórica visita coincide con el aniversario 500 de La Habana y con el aumento de las presiones de EE. UU. a Cuba.

Decenas de cubanos al ver al rey Felipe recorriendo La Habana Vieja, para apreciar de cerca su catedral y otros sitios emblemáticos, exclamaban: “Viva Felipe, viva España”.

Los reyes viajaron acompañados por el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, y por el secretario de Estado de Cooperación Internacional para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de la Iglesia.

Otro de los objetivos del viaje de los monarcas sería respaldar a empresas españolas con inversiones en Cuba, en medio del recrudecimiento del bloqueo económico y comercial que impone EE. UU. hace casi 60 años, registró Cuba Debate.

Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, aseguró en Twitter que la visita “es reflejo de los fuertes lazos” que unen a las naciones “en todas las esferas” y que en lo económico, España es uno de sus “principales socios, tanto en comercio como en inversiones y cooperación”.

Como reflejo de lo sostenido por el ministro, en el primer día de la visita ambas naciones firmaron el Acuerdo para el Marco de Asociación País Cuba España 2019-2022, en materia de cooperación internacional para el desarrollo, en presencia del dignatario cubano y del monarca español.

El documento fue suscrito por los cancilleres Bruno Rodríguez Parrilla (Cuba) y Josep Borrell Fontelles (España).

Las actividades oficiales de los monarcas culminarán este jueves en Santiago de Cuba.

En tanto, en España tan solo dos días después de las elecciones legislativas que impulsaron a la extrema derecha, lo que fue imposible por más de seis meses sucedió.

El presidente y líder socialista Pedro Sánchez alcanzó un acuerdo con la izquierda radical de Podemos para poder formar un gobierno de coalición.

La inesperada firma del acuerdo se selló con un abrazo entre Sánchez y Pablo Iglesias, líder de Podemos, ambos han protagonizado serias desavenencias en el pasado.

Este nuevo gobierno va a ser un gobierno rotundamente progresista, pensado para durar los cuatro años de la legislatura, España necesita un gobierno estable y lo necesita ya”, Pedro Sánchez, líder del PSOE

Este nuevo gobierno va a ser un gobierno rotundamente progresista, pensado para durar los cuatro años de la legislatura, porque España necesita un gobierno estable y lo necesita ya”, dijo Sánchez tras firmar.

“Es tiempo de dejar atrás cualquier reproche”, dijo Iglesias. “Los españoles han hablado y nos corresponde superar el bloqueo. No pudimos lograr este acuerdo [en julio], aunque estuvimos muy cerca. Somos conscientes de la decepción que eso supuso entre los progresistas”, justificó el socialista Sánchez.

Iglesias sería finalmente el vicepresidente del Ejecutivo, aunque aún no se han negociado todos los detalles de la estructura, registró El País

Sin embargo, pese al pacto la nueva coalición debe convencer a otros partidos menores para concretar la investidura y en el caso de conseguirlo, deberá convencer a otros más de su abstención.

Entre el PSOE y Podemos logran 155 de los 350 escaños del Congreso, pero para obtener mayoría se deben alcanzar 176. A su pacto es probable que se puedan sumar 12 diputados de otros partidos que han mostrado interés en unirse, así totalizarían 168 diputados.

Para que Sánchez fuese investido en segunda votación se necesitarían varias abstenciones, las diez que se prevén hasta ahora de Ciudadanos e incluso las de los independentistas catalanes o vascos. (I)