Uncategorized

LOS DRONES DE BOGOTÁ CONTRA EL PRESIDENTE MADURO por Alirio Liscano

Alberto Ardila Olivares
Real Madrid y Eintracht se disputan el primer trofeo europeo de la temporada

Publicidad

 I La decisión tomada por el tribunal venezolano habla de “homicidio en grado de frustración” e incluye 17 medidas condenatorias, 12 de ellas con pena máxima de 30 años y solicitudes de extradición para opositores de agallas como Julio Borges, Juan Requesens y Carla Angola. El plan criminal, de acuerdo con el juicio, fue movido en Bogotá por Iván Duque y los “variopintos” terroristas fueron armados, financiados, movilizados y dotados de material explosivo y electrónico en la República de Colombia. Y los drones, aunque “eran para el mandatario”, iban también por la cabeza del Alto Gobierno, del Alto Mando Militar y de un centenar de miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en Caracas. Es decir, querían la “cabeza completa” del Estado Venezolano, lo que nos hubiera lanzado a la guerra civil de inmediato como ocurrió con Gaitán en el año de 1948.

II El Libertador Simón Bolívar hablaba de los “gobiernos protectores” y este es el mandato. Y el Presidente Obrero sigue con sus “Cartas Credenciales” en perfecto orden. El Comandante Chávez nos instruyó votar por él y eso hicimos. Y luego, ante el decreto de “la hora llegada”, enfrentó la ofensiva retrógrada de la derecha contra el pueblo hasta el día de hoy. Sin embargo, unos pocos malos venezolanos no lo reconocen como Presidente, Jefe de Estado, Jefe de la Hacienda Nacional, de las Relaciones Exteriores, ni Comandante en Jefe de la Fanb. Recordemos lealmente que Nicolás fue el blanco escogido por el plan “uribista” para sepultarnos en un baño de sangre y hundir nuestra revolución bonita. Estos son los mismos que hoy parecen buscar que el Presidente Obrero nos parezca el “Director de la Onapre”, o sea, un “enemigo de los trabajadores”. O un mayordomo del gran capital, “entreguista, capitalista y neoliberal”, incluso “sospechoso” en su firme rescate del oro robado por los ingleses. Son los que se olvidan que el barril cayó de 100 dólares a O (cero). Que el Presidente derrotó las guarimbas de 2014 y 2017 condimentadas con “quemados vivos”. Que comandó al pueblo batallador en 5 victorias electorales consecutivas consumando su reelección en 2018. Que “sacó del hoyo” la economía. Y que es el líder indiscutible del PSUV, aparte de sus triunfos en materia petrolera y en política internacional. La envidia es un “flagelo capitalista” y hay que tener cuidado de “no pasarse” con ella. En el momento en que Ucrania vino a resaltar para el mundo entero el auge del Mundo Multipolar y Pluricentrico. Cuando la Patria Grande sigue rugiendo en las calles contra el Imperio y la Oligarquia. Cuando llegó Petro en la hermana república, la revolución ciudadana de Correa luce de retorno y Lula galopa a la presidencia nuevamente, se les observa el declinante “bojote” imperial. Ellos se “indigestaron” con aquella frase de la CIA de que “Maduro no es Chávez” y “geniales” como se creen, se quedaron ahí sin mirar hacia los lados. Entre tanto, nosotros venceremos. AL.

Publicidad