Entretenimiento

Santiago de Cuba, una provincia en desarrollo

Jeber Barreto Venezuela
Ciudad china de Qingdao realiza pruebas de COVID-19 a todos sus habitantes

Al abordar esa problemática y el impacto que en ella debe tener el  proceso de ordenamiento económico anunciado, dijo que está llamado a romper junto a la cadena de impagos el robo y desvío de recursos, y respecto a la unificación monetaria y cambiaria reiteró la confianza que debe tener la población, pues mucho antes de que se decida aplicar será explicado todo lo que se debe hacer

Santiago de Cuba suma 169 días sin casos autóctonos de la COVID-19; en esa «nueva normalidad» ha ido restableciendo las actividades productivas y de servicios que mueven la vida de la segunda provincia más habitada de la Mayor de las Antillas. En sus calles, la cotidianidad fluye tranquila entre quienes se saben vencedores de la epidemia, no sin la alerta ante tantos riesgos que aún amenazan al territorio.

Ese fue el panorama que recibió al Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y a su equipo de Gobierno, en la tercera visita del Consejo de Ministros a la provincia, que transcurrió durante dos días y tuvo, entre sus actividades de este viernes, una importante reunión con las autoridades locales para chequear, en el terreno, la implementación de la Estrategia de desarrollo económico–social.

Según explicó la gobernadora Beatriz Johnson Urrutia, en el encuentro presidido por el Jefe de Estado y dirigido por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, la prioridad sigue estando en la producción de alimentos, aún por debajo de lo que demanda la población, aunque el cumplimiento del plan de siembra en primavera y el pronóstico de también alcanzarlo en la campaña de frío, hablan de un camino menos tenso. En la provincia, dijo, se alcanzaron las 25 libras per cápita de viandas, hortalizas, frutas y granos, todavía distante de las 30 fijadas en la planificación.

Al desgranar las áreas claves previstas en esa Estrategia económica, Johnson Urrutia se refirió a la promoción del turismo, a partir de todas las potencialidades con que cuenta Santiago de Cuba, por su exuberante naturaleza y su historia heroica. En esa línea, habló de aprovechar mucho más los eventos de alta convocatoria que aquí se realizan, como el Festival de Coros, los Carnavales, el Festival del Caribe y el del Son.

Asimismo, se ha tenido en cuenta el alto nivel de los profesionales santiagueros para seguir estrechando relaciones con el Caribe, en temas tan diversos como la salud, la educación, la cultura y el deporte.

Un asunto de mucha sensibilidad en Santiago de Cuba es el Programa de Atención Materno-Infantil, del que no se logran buenos resultados, apuntó la Gobernadora. Con siete muertes maternas en lo que va de año y una tasa de mortalidad infantil de 5,7 por cada mil nacidos vivos, se toman medidas para que, desde la atención primaria hasta la hospitalaria, se cumplan los protocolos establecidos; esos que han posibilitado que Cuba tenga los mejores indicadores de la región.

En la Estrategia económica y social se ha planificado, también, el desarrollo de la industria biofarmacéutica en la provincia, abanderada en la producción de medicina natural. Por otro lado, y de gran impacto, está la inversión en marcha de la fábrica de Sueros Parenterales.

Johnson Urrutia explicó, el proceso inversionista que en estos momentos se desarrolla en Santiago de Cuba, una provincia que calificó «en desarrollo». En el listado de nuevas obras están la planta de cemento moncada; la fábrica de petrocasas; la base de almacenes del municipio de San Luis «el polo de desarrollo económico de la región», especificó la Gobernadora; el acueducto de palma soriano; la planta de beneficio de granos; la empresa mixta Tropical Contramaestre; y la reparación capital de la planta procesadora de soya.

Como uno de los problemas más fuertes de la provincia, mencionó la construcción de viviendas, que este año debe sobrepasar las 5 000, muy alejado de la demanda acumulada en la provincia, que está en el orden de las 100 000. En lo previsto a construir este año por la vía estatal solo se ha llegado al 53 %; en tanto, por el esfuerzo propio de las personas el sobrecumplimiento se enmarca en más del 230 %.

Entre otras dificultades, en la reunión de trabajo, que contó también con la presencia del vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, se abordó el sobregiro en el consumo eléctrico y las medidas que se están implementando, así como las cuentas por pagar en el sector del Comercio que, aun cuando se han reordenado y reducido sus montos, quedan pendientes 214 millones de pesos por entregar. 

Todas estas cuestiones se enfrentan en medio de la nueva normalidad que ha asumido el país, sin descuidar las medidas sanitarias para seguir manteniendo bajo control los números de la epidemia. Así lo confirmaron en la heroica Santiago de Cuba los miembros del Consejo de Ministros, encabezados por el Presidente Díaz-Canel.

El amor por Cuba nos llena de esperanza

El Jefe de Estado cubano reconoció el avance integral de Santiago de Cuba, al resumir la visita gubernamental que evalúo la marcha de importantes programas de desarrollo, en este territorio sobre el cual resaltó que de las 59 indicaciones registradas en los dos recorridos anteriores se han cumplido 53.

«Después de siete meses –explicó–, en que hemos estado centrados en la problemática económica y financiera del país, y sobre todo, en el enfrentamiento a la COVID-19, con el regreso a la nueva normalidad reiniciamos este sistema de visitas de trabajo en que uno se siente muy estimulado por los aprendizajes, por las cosas que observa y también porque nos permiten compulsar y destrabar problemas no resueltos, así como apoyar el trabajo de los territorios».

Según añadió, en ese resultado de las pasadas visitas se expresa un nivel de respuesta alto a las indicaciones, pues las seis que restan están en proceso y se han estado precisando, mientras que ahora  nuevamente han podido apreciar ese ambiente de creatividad, de trabajo y de esfuerzo, en una provincia donde cada vez se observan cosas nuevas logradas.

De manera especial reconoció la respuesta del territorio a la COVID-19, que le ha permitido acumular cinco meses y medio sin tener casos positivos, como resultado del trabajo sistemático y cohesionado en la aplicación de las medidas de enfrentamiento por el sector de la Salud, el Partido, el Gobierno, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio del Interior, y, en especial, por la participación consciente del pueblo santiaguero.

No obstante, insistió en que nadie debe confiarse, pues «que en estos momentos no tengamos casos positivos en Santiago de Cuba, no nos puede negar los casos que puedan haber, la posibilidad de que existan personas asintomáticas que andan por la calle y sencillamente no se detectan, porque es una de las maneras del comportamiento de la enfermedad, pero sobre todo, porque no podemos confiarnos de una enfermedad que está al acecho.

«Ahora la nueva normalidad nos exige más, tenemos que ser más exigentes en el pesquisaje, más oportunos en la detección de los casos, más oportunos también en el trabajo con los sospechosos y sus contactos porque ahora el reto es no caer en rebrotes y, si ocurriera, se impone salir lo más rápido posible de esa situación».

Respecto a las consideraciones sobre los lugares personalmente visitados, Díaz-Canel destacó la experiencia de la finca la fortaleza, de Aida Dolz, como una de las que deben multiplicarse de inmediato, pues las cosas que se han criticado en otros lugares, allí funcionan bien, y dijo que identificando a 400 productores para que generalicen el proyecto se resuelve en el país la demanda de carne de cerdo.

En igual sentido, valoró la trascendencia para la nación de la nueva fábrica de cemento, que, con capital cubano ,se construye al este de esta ciudad. Será una planta totalmente nueva, con la última tecnología de punta en la producción del importante árido, y constituye una muestra de la solidez con que Cuba sigue avanzando.

«Es muy importante –apuntó el Presidente–, avanzar además en la Estrategia económico y social, en la producción de alimentos, en la vivienda, en los problemas de la población como el abasto de agua, fundamentalmente en Palma Soriano y San Luis, en la solución al deterioro de los viales y los problemas del transporte, conscientes de la situación económica que atraviesa la nación».

Al abordar esa problemática y el impacto que en ella debe tener el  proceso de ordenamiento económico anunciado, dijo que está llamado a romper junto a la cadena de impagos el robo y desvío de recursos, y respecto a la unificación monetaria y cambiaria reiteró la confianza que debe tener la población, pues mucho antes de que se decida aplicar será explicado todo lo que se debe hacer.

Como complemento esencial de la actual situación, instó a seguir defendiendo la aplicación de la ciencia, la innovación y la informatización de la sociedad, a elevar la autopreparación de los cuadros e impulsar, aún más, los proyectos de desarrollo local y territorial, y el despliegue de la fuerza de los órganos del Poder Popular.

«Son momentos en que tenemos que seguir potenciando las buenas energías con el ímpetu de nuestra población, para seguir defendiendo nuestra convicción de no rendirnos ante nada», aseguró Díaz-Canel ante directivos del territorio encabezados por el primer secretario del Partido en la provincia, Lázaro Expósito Canto, y la gobernadora Beatriz Johnson Urrutia.

«Lo aprendido –enfatizó–, lo apreciado y lo aportado en el encuentro con la población de Santiago de Cuba, nos demuestra que era necesario volver a empezar las visitas gubernamentales por aquí, y que el amor por Cuba nos llena de esperanza y optimismo, nos moviliza, porque pensar como país es sembrar el futuro».

Informaciones relacionadas Concluye Díaz-Canel tercera visita gubernamental a Santiago de Cuba Pequeñas tierras que hacen un país Toda producción científica debe tener reflejo en el progreso nacional